• Por siglos se ha creído que la Fe Reformada manifiesta la mayor expresión del cristianismo. La razón por la cual muchos cristianos tienen una fe débil y muchas iglesias presentan una forma superficial del cristianismo, es porque no ven el sistema doctrinal de salvación en su consistencia lógica.

    No es suficiente que el cristiano profesante sepa que Dios le ama y que sus pecados le han sido perdonados. Él o ella debe saber “cómo” y “por qué” su redención ha sido realizada y cuán efectiva ha sido.

  • El orden de la salvación en inglés, se refiere a “the way of salvation” (el camino de salvación).  Éste describe el proceso por medio del cual la obra de salvación, producida en Cristo, se aplica y se cumple en las vidas de los pecadores que fueron elegidos.  La expresión “ordo salutis” implica la descripción de un orden lógico e interrelacionado de los varios movimientos del Espíritu Santo en la aplicación de la obra de redención.  El énfasis no se pone en lo que el hombre hace al apropiarse de la gracia de Dios, sino en lo que Dios hace al aplicar esa obra.

    Cuando pensamos en la aplicación de la redención, las Escrituras contienen ciertos términos y conceptos que son útiles para describir una serie de acciones y procesos.  Algunos de estos términos y conceptos mencionados son: elección, predestinación, llamado, regeneración, justificación, adopción, santificación y glorificación.  Dios no es el autor de confusión, sino de orden.  Existen razones buenas y concluyentes para pensar que los movimientos del Espíritu Santo, en aplicar la redención de Cristo en la vida del pecador, se llevan a cabo en cierto orden establecido por señalamiento divino, sabiduría y gracia.


  • El estudio de la teología es por definición “la búsqueda de la verdad fundamental acerca de Dios, nosotros y el mundo en que vivimos.” ¿De qué más hay que hablar? Ésta es una disciplina que lucha con los asuntos y decisiones más fundamentales a los cuales nos enfrentamos diariamente.

    Sea que usted lo sepa o no, ya usted está practicando teología aún antes de haber comenzado este estudio formal de teología. Si todos somos teólogos, entonces deben de haber tantas teologías como teólogos. A pesar de que usted es un miembro del mismo Cuerpo de Cristo – la Iglesia - su género, raza, cultura, estado económico y social, trasfondo religioso y otros muchos factores influyen la forma que usted desarrolla su teología. Por lo tanto, vemos variedad de teologías entre los creyentes.

    Esta es una de las razones por la cual ninguna teología cristiana puede reclamar que tiene la última palabra acerca de Dios y cómo Él se relaciona con la humanidad, el mundo, la Iglesia y el Reino de la cual Él es parte. Cada teología es un intento limitado, falible y provisional de hablar del Dios viviente cuya palabra y obra están más allá de lo que palabras puedan comprender o articular. Esta perspectiva es basada sobre la premisa de que le servimos a un Dios que se ha revelado a Sí mismo a través de la historia progresivamente. Durante el tiempo de la Reformación, los teólogos reconocieron esta realidad. Ellos adoptaron el dicho que nosotros debemos mantener fresco en nuestras mentes aún en nuestros tiempos, “Reformados y siempre siendo reformados.”


  • El objetivo de este curso es defamiliarizar al estudiante con las doctrinas básicas de la fe cristianapresentando y discutiendo cada doctrina en un orden sistemático y desecuencia. Este curso ayuda alestudiante a entender estas doctrinas y a entender cómo éstas seinterrelacionan unas con las otras formando “eslabones” individuales en lacadena de la Teología Sistemática.

    El curso también presenta lasdiferentes opiniones que la Iglesia sostiene concerniente a dichas doctrinas ylas compara con las enseñanzas de la Escritura. El objetivo es que el estudiante formule sus propias conclusionesbasadas en enseñanzas bíblicas sólidas.

    Aunque cada doctrina representa un extenso campode estudio, este curso se ve forzado a tratarlas en forma concisa y precisadebido a las limitaciones de tiempo.
  • Escatología, el estudio de las últimas cosas o estado eterno, a través de la historia de la Iglesia, ha sido un tema que siempre ha provocado mucha curiosidad, interés y controversia. Escatología ha sido uno de los temas más difíciles y desafiantes para los intérpretes de las Escrituras. Tres razones principales que han contribuido a la complejidad y controversia de este tema son:
    1. La naturaleza de las profecías bíblicas. Es decir, el reto que representan en cuanto a discernir el cumplimiento de los tiempos.
    2. Interpretar y entender los conceptos de “pueblo de Dios” y “Reino de Dios” a la luz de las Escrituras.
    3. Las dos escuelas de interpretación y teología que han dividido la Iglesia: la escuela dispensacionalista y la escuela de teología de pactos – interpretando las Escrituras según los pactos de Dios o de acuerdo a dispensaciones (Ef. 2:12; II Ti. 2:15).